Música del alma.

«La enseñanza de la música provoca una experiencia estética cuando supone la  transmisión de una propuesta sensible, emotiva, mágica y afectiva. La enseñanza de un lenguaje artístico implica la conexión sensible con lo enseñado; cuando el adulto participa de una comunidad de emociones con los niños, logra transmitir la emoción que conmueve, la magia de participar en algo que rompe el tiempo de lo cotidiano, que efectivamente conecta a quien escucha y al productor con la belleza» [1]

La música es una invitada especial, cuidada y atendida, ya que nos devolverá con emociones infinitas tantos cuidados, tanta atención. Para eso, será necesario darle tiempo para que se acomode y permitir que inunde los espacios del entorno y de nuestros sentimientos; vibrar con sus sonidos, sus ritmos, sus melodías, y acompañar sus letras y dejarnos volar, tan alto como la música proponga…
#saladecuatro #bambis

[1] AKOSCHKY, FERNANDEZ y otros. 

Delfines trabajando

El juego centralizador ocurre durante un tiempo de la jornada escolar y uno de los propósitos es indagar qué conocimientos tienen los niños acerca de un determinado contexto: el rincón del almacén, el del médico, la oficina, etc., a la vez que se presentan problemas a resolver y acciones a realizar relacionados con ese contexto. Los chicos de la sala de cinco trabajan alrededor de un mismo eje, asumiendo roles complementarios entre sí. Ellos eligen libremente a qué rincón o sector de juego van jugar.
En cada rincón se desarrollan diferentes actividades que promueven aprendizajes diversos; el espacio, la coordinación y la tridimensión (en construcciones); la composición de imágenes, la expresión (en plástica); la producción y la lectura (biblioteca); expresión gestual y habla, comunicación (dramatizaciones); exploración, observación, relaciones (ciencias); resolución de problemas, respeto a las reglas y turnos (en juegos de mesa).
«Las actividades se deben presentar organizadas y articuladas en el tiempo de manera coherente, para lo cual deben formar parte de una secuencia o de un itinerario didáctico con el fin de concretar una propuesta de aprendizaje (…) cada actividad se engarza con otra, y en su conjunto permiten diferentes modos de aproximación a los contenidos propuestos, a la vez que favorecen que los alumnos complejicen, profundicen y enriquezcan sus conocimientos” [1]






[1] Diseño Curricular para la Educación Inicial.

Literatura en la Sala de Tres


Las ardillas y los libros (clic en la imagen para acceder al álbum de fotos)
Poner en relación a los niños con la literatura implica a un adulto que participe dibujando puentes entre los niños y los libros.
Es un invitación abierta a poner en juego la propia sensibilidad, a probar, a diseñar alternativas enriquecidas con nuevos saberes, a estrenar entusiasmos, a contagiar ganas... a ofrecer con generosidad su palabra transfigurada en poesía, relato, cuento.
Trabajar con la literatura desde las primeras salas implica una apuesta, como quien pasa con un carbón encendido iluminando caminos, deseando que en esos caminos se pueda conservar siempre la marca de la alegría, el compromiso y la creatividad.
Fuente: "Experiencias estéticas en los primeros años", Soto y Violante.

Un mundo de sensaciones.



Los más pequeños del Jardín, los niños de sala de dos, pintan con témpera espesa usando sus manos o pinceles gruesos.
Los materiales aportan, al manipularlos, distintas sensaciones que ponen en juego todos los sentidos.
El maestro presta ayuda en estas actividades, a veces brinda a los niños alguna manera de comenzar; en otras, toma alguna de las ideas que los mismos niños cuentan.
Una de las funciones del docente de la sala de dos es educar la sensibilidad y la imaginación. La sensibilidad necesita ser desarrollada en todos los niños y es una prioridad del Jardín.

(Diseño Curricular. Sala de 2 y 3 años. Secretaría de Educación. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)

Los campamentos del CIC


clic en la foto para acceder al álbum
Un campamento educativo es mucho más que hacer simples actividades al aire libre en un medio natural; es educar en valores en contacto con la naturaleza.
El enfoque de nuestros campamentos es pedagógico y socio-afectivo. Buscamos desarrollar en los chicos valores orientados hacia el respeto hacia las personas, la naturaleza y el medio ambiente.
Durante los días de campamentos se procura que los chicos desarrollen una convivencia solidaria, respetuosa y compartida en comunidad, prescindiendo de todos los elementos superfluos de la vida cotidiana, descubriendo la importancia de la amistad, de las relaciones interpersonales, y de la relación del hombre con la naturaleza.


Algunos de los objetivos del campamento son: que los chicos...
  • Vivan una experiencia de convivencia en un ambiente natural.
  • Desarrollen actividades de cooperación y resolución de situaciones conflictivas.
  • Desarrollen su autonomía corporal y su independencia social y moral.
  • Valoren la vida en la naturaleza en ausencia del confort cotidiano.
  • Reconozcan y practiquen el respeto, el compañerismo, la solidaridad, el compromiso y la perseverancia.
  • Jueguen e interactúen vinculándose entre sí y con la naturaleza.
  • Valoren el uso utilitario del tiempo libre.
  • Desarrollen su creatividad.
  • Se muevan, compensando la vida sedentaria de la ciudad.
  • Aprovechen los juegos para expresarse y descargar tensiones.
  • Conozcan un ambiente natural; los cuidados necesarios para preservar un ambiente natural y las prevenciones que hay que tomar ante él.
  • Se relacionen con la naturaleza sin depredarla ni dañarla.
  • Disfruten de la naturaleza.